Hologramas: una oportunidad para la educación a distancia

Profesores mexicanos expanden sus clases a lugares de difícil acceso por medio de la telepresencia.

El Tecnológico de Monterrey usa la telepresencia con hologramas para que profesores de distintas ciudades de México puedan interactuar en tiempo real con sus estudiantes, a pesar de la distancia.
Foto: Cortesía 'Curso Colegiado Avatar

Luis Eduardo Luévano estaba acostumbrado a recorrer largas distancias desde su casa en México hasta el Tecnológico de Monterrey donde dictaba clases, pero eso nunca había sido un problema para él hasta que un día mientras se dirigía a su trabajo quedó en la mitad de un enfrentamiento entre militares y narcotraficantes.

“Por casi dos horas estuve en medio de las balas y los helicópteros que se unían al enfrentamiento”, relata Luévano.

Al director del Tecnológico no le gustó la idea de que sus alumnos o profesores tuvieran que viajar largas distancias para llegar a las clases, ni que en el camino les llegara a pasar algo como lo que había vivido Luévano, así que desde el instituto se optó por usar la tecnología para resolver esta brecha espacial.

Inicialmente, el Tecnológico de Monterrey aplicó la videoconferencia tradicional en sus clases y el curso que dictaba Luévano culminó de esta manera. Por medio de una pantalla de un televisor o video beam los estudiantes podían ver a su profesor y comunicarse con él en tiempo real, sin embargo, la respuesta de los alumnos no fue positiva. Ellos alegaban que la interacción era impersonal y no sentían “auténtica” la clase.

“A los alumnos no les gusta eso porque se despersonaliza el proceso. Empezamos a pensar en qué otras tecnologías se podrían aplicar”, cuenta Luévano. En 2011 desde el Tecnológico comenzaron a desarrollar ‘robots’ de telepresencia, dispositivos a control remoto capaces de desplazarse por el salón que contaban con una pantalla, un micrófono y una cámara para que profesor y alumnos interactuaran en tiempo real.

Hologramas
Las clases de Física I usan el sistema para habilitar la interacción de hologramas para que cinco profesores con sus estudiantes.
Foto: Cortesía 'Curso Colegiado Avatar'

El proyecto de hacer las clases con telepresencia evolucionó hasta un prototipo de proyección con hologramas en 2D a escala real del profesor. “Cuando los alumnos ven a escala humana a su profesor, con el efecto holográfico, su cerebro piensa que él está ahí con ellos y sienten la cercanía del tutor, aunque físicamente esté a kilómetros de distancia”, explica Luévano.

Inicialmente, el modelo se testeó con videos pregrabados y poco a poco se fue integrando a las clases en tiempo real. En 2016 se decidió validar con un ejercicio llamado ‘Reto I’, en el que por una semana estudiantes de Perú, Guatemala y México debían crear un generador de electricidad sustentable con materiales reciclables y todo el entrenamiento se hizo usando la telepresencia.

El elemento humano es la estrella, la tecnología solo es un medio de comunicación diferente

Los resultados del ‘Reto I’ demostraron el potencial de esta tecnología y desde entonces, los profesores Luis Eduardo Luévano, Eduardo González Mendivil y Eduardo López de Lara Díaz vienen desarrollando el ’Curso Colegiado Avatar’, que consiste en la proyección bidimensional con efecto de holograma, con el que profesores, ubicados en cinco ciudades diferentes de México, alternan clases durante el semestre, conectándose en tiempo real con los más de 160 alumnos que tiene la materia de Física I.

“La intención de nosotros es hacer que la tecnología se convierta en un habilitador. Para que el profesor llegue a los lugares donde por situaciones económicas y de seguridad, no alcanza a llegar”, explica Luévano.

¿Cómo funciona?

La clase no la da una máquina, sino un ser humano.

El ’Curso Colegiado Avatar’ funciona a través de un equipo de videoconferencia, que consta de una cámara, un micrófono y de conexión a internet. Por su parte, el receptor debe tener una pantalla, que sería la estación holográfica, la cual consta de un vidrio acrílico transparente con un film hecho de nanopartículas de cristal, lo que produce el efecto holográfico y genera la visualización de un profesor a escala humana.

La buena acogida de este proyecto y su expansión en Europa, Asia, África y América le permitió ganar el premio QS Stars Awards Reimagine Education, segundo lugar para el mejor uso de las herramientas de la tecnología de la información y comunicación en la educación. Además, el ’Curso Colegiado Avatar’ quiere llegarle a más personas e instituciones de una manera accesible y democrática a través de la venta de los ‘kits’ que traen este sistema, los cuales tienen un precio de aproximadamente 2.000 dólares.

“Queremos que se incrementen las oportunidades de acceso a la educación, al conocimiento y que luego ellos tengan acceso a mejores condiciones de vida. El elemento humano es la estrella, la tecnología solo es un medio de comunicación diferente. La clase no la da una máquina, sino un ser humano”, añade Luévano.

MARIA PAULINA ARANGO
REDACCIÓN TECNÓSFERA
En Twitter: @Mariapaulinaar

 

Fuente: eltiempo.com


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


ETRAINING © COPYRIGHT 2018