Desde Filipinas hasta Nigeria se están escribiendo artículos sobre las investigaciones en recuperación económica.
Por Juan J. Aldaz

Inicié escribiendo este artículo por un libro que me mostraron a finales de Agosto (y corrí a comprar por internet) se titula “Digitalización y Recuperación Económica” de José Joaquín Flechoso, aún no me llega, pero lo espero con impaciencia. Ahora, lo primero que hago cuando voy a investigar sobre un tema es buscar en 3 niveles diferentes, primero una búsqueda rápida en Google esperando encontrar artículos en consultoras como McKinsey, BCG, publicaciones de Harvard Business Review, etc…luego subo a Google Scholar buscando fuentes más académicas y, finalmente bases de datos de artículos científicos como Scopus, Elsevier, etc.

Can companies build on their digital surge? McKinsey, Agosto 20, 2021

Menciono esto porque pensé que no iba a encontrar mucho, dado lo reciente de la pandemia, pero me sorprendió que encontré bastantes investigaciones serias publicadas en muchos países en vías de desarrollo que encontraron en el marketing digital una tabla de salvación mientras bajaban las aguas. Lógicamente había sectores como el retail donde era mucho más fácil entrar, que por ejemplo el sector restauración/alimentos. Sin embargo, decidí sobre la marcha no escribir algo tan académico y acartonado, sólo un par de artículos me invocaron muchos recuerdos, lo honesto con lo que quería decir aquí lo encontré mejor en la reflexión…la opinión, quise mejor hacer un recuento de observaciones y recuerdos. (Nota jocosa: la redacción no se hace responsable de las opiniones aquí expresadas por los columnistas o los lectores).
Por otra parte y por duro que suene (aún más para los que perdimos seres queridos), no podemos negar que irónicamente hizo más la pandemia por la transformación digital, que todos los programas de gobierno antes de la COVID-19. Los esfuerzos de empresas eran impulsados para defenderse de los competidores, pero (en términos generales) si el competidor más próximo no marcaba el ritmo, no hacía mucho sentido salirse de la zona de confort. Si, siempre está en la mira bajar costos, aumentar rentabilidad, pero no había tanta presión, podía…esperar. Sin embargo al llegar la pandemia la supervivencia misma de muchas empresas se vió en riesgo y las que supieron innovar rápidamente pudieron salir al otro lado, no menciono grandes empresas en este escrito porque en general tenían la capacidad financiera y técnica para contratar el talento humano y el software necesario.
Aquí quiero pedirle al amable lector(a) que haga una pausa y recuerde si vio desaparecer una empresa que le era familiar…?
…un restaurante? Una tienda de ropa o calzado? …yo podría dar docenas de ejemplos, para el ejercicio tomaré sólo un par de restaurantes: Hamburguesas Primos de Cali y el tradicional restaurante Pozzeto de Bogotá, uno de comidas rápidas, el otro de comida italiana, ambos de varias décadas de tradición, con su marca posicionada, una clientela fija, pero no tenían el musculo financiero, son marcas que ahora descasan en paz junto con Blackberry, Blockbuster, Betatonio…como nos recalca sabiamente Henry Martínez “La caja es la reina”, y con ello lo más grave es que se pierden empleos y el sustento de muchas familias, y tristemente pero también algo de nuestra propia identidad e historia personal.

Dejando de lado los sentimientos, volvamos a los hechos: he trabajado y conozco de cerca el programa Small Business Strong del Estado de Massachusetts, puedo comentar que en USA no hubo encierros tan drásticos como en otros países, pero aun así los gobiernos a todos los niveles -del federal al local- empezaron muy temprano a apoyar las pymes, inicialmente con préstamos, luego con préstamos condicionados a tomar capacitación. También la empresa privada vio una oportunidad: surgieron de la noche a la mañana mucha tecnología, por ejemplo Apps que por mencionar sólo un ejemplo le permitían a restaurantes ubicados en “shopping centers”(centros comerciales pequeños y abiertos, normalmente de un solo piso) convertirse en un drive-thru y facilitar que el cliente pueda parquear cerca, hacer pedido, pagar y recibir en el carro su orden en minutos. Tanto Google como las Universidades tradicionales, aceleraron la producción de cursos y buscaron llegar a las pymes, con el apoyo del gobierno federal se hizo énfasis en pymes de minorías visibles. En Colombia no hubo tal nivel de apoyo pero podemos mencionar aun así en emprendimientos que están creando disrupción como “Laika” en sector retail o minorista, que vende insumos para mascotas, o en Fintech una App “Zulu” para compra-venta de divisas.
Si miramos el panorama de un par de siglos atrás a hoy, nunca antes se nos ha presentado una coyuntura como ésta, (personalmente opino que la 1era Revolución Industrial fue posible porque se financió con recursos saqueados de las colonias), en cuanto a eventos disruptivos lo más próximo en Occidente fue la epidemia de SARS en 2003 en Canadá…pudo ser grave, por esquivamos el desastre por poco. Pero para comparar con algo de estas dimensiones habría que retroceder hasta 1918 a la Gripe Española. Sin embargo, esta vez coincide con una 4ta revolución industrial, y en su mejor etapa, si esto hubiera sucedido en los 90s el costo del hardware hubiera sido una barrera infranqueable, en inicio de los 2000, el costo de software y licencias, pero en este momento histórico de la World Wide Web, podemos acceder a procesos digitalizados con modelos de SaaS y Open Source, la tabla de salvación estaba allí, para los que estuvieran dispuestos. Si este evento hubiese llegado 10 años antes el golpe económico hubiera sido un desastre de proporciones difíciles de calcular.
Y hasta aquí todo esto como antesala para invitarles a que me acompañen a una reflexión, -que ojalá pudiéramos tener como amigos con un café en la mano-…
…estamos haciendo los esfuerzos necesarios como sociedad para salvar a todas las pymes que podemos salvar? Partiendo como preparamos nuestras empresas para prestar servicios a quienes no tienen lo digital en su “core”? … nosotros mismos estamos preparándonos para lo que viene? Creo firmemente que debemos prepararnos como sociedad para muchos cambios que ya se habían iniciado antes de pandemia, preparar a nuestros alumnos en las universidades, a las empresas que prestan servicios de transformación digital, y a las que los necesitan para optimizar todo tipo de procesos, desde marketing hasta logística. Creo que las condiciones están dadas para que el milagro económico de Singapur y los otros países surgieron que desde un escenario de depresión posguerra de segunda mitad de los 40s se puede repetir. Libros visionarios como “Sálvese quien pueda!” de Andrés Oppenheimer, -entre otros- nos comparten un futuro que está muy cercano, donde la brecha digital se puede agrandar aún más, vivimos un momento histórico único con unas ventanas de oportunidad enormes, pero que se pueden cerrar rápidamente si no nos preparamos pronto.

Para saber más:
https://www.larepublica.co/finanzas/zulu-permitira-ahorrar-dolares-desde-el-celular-y-preve-llegar-a-seis-paises-este-ano-3310762
https://www.mckinsey.com/business-functions/mckinsey-digital/our-insights/can-companies-build-on-their-digital-surge

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account